ENOTURISMO, ODS Y AGENDA 2030

Las empresas y los Organismos de Gestión de Destinos desempeñan un papel protagonista en la carrera para frenar el cambio climático, creando soluciones, servicios y productos innovadores en materia de sostenibilidad social y medioambiental, que den respuesta a los retos globales de desarrollo sostenible.

¿CÓMO SE PUEDEN INTEGRAR LOS REQUERIMIENTOS DE SOSTENIBILIDAD EN EL BRANDING DEL ENOTURISMO?

Como turismo cultural que somos, podemos hacer una contribución importante a la Agenda 2030 de Naciones Unidad, en términos de los ODS nº 3 (Salud y Bienestar), nº 4 (Educación de Calidad) y nº 5 (promoción del Crecimiento Inclusivo, de la igualdad de género).

No pueden existir destinos turísticos inteligentes que no consideren la sostenibilidad, no sólo como un factor diferenciador, sino como un elemento fundamental implícito en la filosofía empresarial y las prácticas cotidianas.  

El liderazgo en sostenibilidad asume un Modelo de Gobernanza en el que los Organismos de Gestión de Destinos (OGDs) han de asumir en los distintos niveles de planificación estratégica, la coordinación de: La INNOVACIÓN, y La ECONOMÍA CIRCULAR.

INNOVACIÓN 

El concepto de innovación es mucho más amplio que el de avances tecnológicos y aún científicos, y no basta con lograr la innovación únicamente en el campo de la ciencia y la tecnología:  la  innovación  es  el  resultado final  de  procesos  complejos  de  Gestión del Conocimiento que comienzan por la generación de ese conocimiento (investigación pura y aplicada) -y su difusión (mediante la formación y la información)-, y que culminan con la transformación de nuestra actividad enoturística, mediante la aplicación del saber a productos y servicios (la innovación propiamente dicha), en los campos socioculturales, económicos y de gobernanza.

ECONOMÍA CIRCULAR 

Se trata de aumentar la conciencia pública y privada sobre cómo la Economía Circular y la Innovación suponen ventajas competitivas para las empresas, las instituciones y el país en su conjunto.

Un modelo que culmina con el documento ´Declaración de Madrid sobre el Futuro del Enoturismo en España´, como conclusiones a la ‘Conferencia Internacional sobre el Futuro del EnoTurismo’, organizada por la AEE en el marco de Fitur 2018, con asistencia de altas autoridades de OMT y de los sectores público y privado de EEUU, Francia, Portugal, Chile, China y España.

REFERENCIA A LA GASTRONOMÍA

El sector turístico -el enoturismo lo es-, se ha dado cuenta de que el patrimonio alimentario es identificado como un recurso útil que puede ser explotado como caracterizador de la gastronomía de un territorio concreto.

En palabras de Rafael Ansón, Vicepresidente de Honor de la AEE, presidente de la Real Academia de Gastronomía y Embajador de la OMT para el Turismo Responsable, “la gastronomía hoy día es usada como un instrumento para el desarrollo social y local, tanto por administraciones públicas como por entidades privadas. 

El turismo cultural-gastronómico -el enoturismo lo es-, se sirve del paisaje para obtener la materia prima que pondrá encima de la mesa. Siguen vigentes preocupaciones tales como si el impacto turístico amenaza la agricultura y la sostenibilidad ambiental, qué beneficios es capaz de aportar al conjunto de la comunidad o si la modificación del paisaje altera los parajes naturales. 

Retos, a los que el sector enoturístico debe dar respuesta si quiere ser sostenible, centrando el enfoque de la discusión en la búsqueda constante de equilibrio en los siguientes procesos: 

  1. entre el patrimonio y la innovación,
  2. entre las partes interesadas: autonomía de los proveedores y su participación en las políticas existentes”.

En la AEE defendemos que ​sólo así será posible conseguir responder a las necesidades y expectativas en cuanto a gobernanza, desarrollo, y sostenibilidad social y medio ambiental se refiere.

MAGRAMA – AEE

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, se ha reunido en la sede del Ministerio, con el Fundador-Presidente Ejecutivo y con el Vicepresidente de Honor de la Asociación Española de Enoturismo (AEE)-Enoturismo de España, José Antonio Vidal y Rafael Ansón, respectivamente

Durante el encuentro se han abordado importantes temas sobre el enoturismo en España y su futuo. Entre otros, los valores de solidaridad y sostenibilidad -la AEE es embajadora para la Economía Circular en el Comité de Barack Obama para el Cambio Climático-, su profesionalización a través de  la formación -articulada desde su Instituto del Enoturismo de España, como sede de la gestión del conocimiento del sector-, su vinculación con la lucha contra la despoblación -en un efecto sinérgico con el resto de sectores y actividades económicas del medio rural-, la creación de productos culturales de calidad -con su marca presentada en el stand de Turespaña en Fitur, ‘VinTour España: The Leading Collection’, de la que son sus primeros embajadores Mario Vargas Llosa, Rafael Moneo y Rafael Ansón-, de la importancia capital que para el sector tiene la gastronomía como elemento transversal, cultural y turístico, etc.

Como resultado, el ministro ha mostrado su interés en las acciones que la Asociación Española de Turismo viene llevando a cabo, en su objetivo de que el enoturismo de España como marca-país, lidere internacionalmente los mercados , al que representa como sector privado con sus más de 250 empresas adheridas en apenas tres años de intensa actividad.

La Asociación Española de Enoturismo (AEE)-Enoturismo de España cuenta ya con los apoyos institucionales de Naciones Unidas OMT/UNWTO (como único miembro afiliado en el mundo, representante del sector enoturístico privado), del Gobierno de España (con la Alta Comisionada para la Agenda 2030 -para la defensa e implementación de los ODS de Naciones Unidas-, con la Secretaría de Estado para la España Global -para colaborar en la buena reputación de la imagen de nuestro sector-, y con Turespaña -para su promoción en mercados exteriores-), de Cámara de Comercio de España (como entidad matriz del tejido empresarial español), y de la Real Academia de Gastronomía (como institución referente y líder en su campo).

Mesa: EL FUTURO DEL ENOTURISMO

La presencia en Fitur de la ‘Fiesta del Enoturismo de España’ ha obtenido un gran éxito tanto a nivel corporativo y de visitantes, como desde los aspectos mediático e institucional. 

Por primera vez, el sector enoturístico privado español -con su oferta de patrimonio material e inmaterial en torno al arte, la cultura del vino, la gastronomía y naturaleza-, ha participado en Fitur con stand propio, promovido por la Asociación Española de Enoturismo (AEE), bajo la marca Enoturismo de España.

El Programa de Actividades desarrollado durante los cinco días (18 al 22 de enero) ha sido intenso en sus aspectos profesional y lúdico:

A. Programa de Actividades en el stand:

  • Reuniones B2B de los coexpositores con turoperadores nacionales e internacionales
  • Presentacionesde sus ofertas enoturísticas: 10 actividades diarias
  • Master Class ‘Catas Enoturísticas’: José Peñín, Custodio L. Zamarra y Pedro Ballesteros
  • Participación de los coexpositores en Vaughan TV y Radio

B. Programa de Actividades en el recinto ferial de Ifema:

  • Recogida del Premio ‘Excelencia Turística Gourmet’
  • Mesa redonda: ‘El Futuro del Enoturismo’- Presentación del PLAN F.I.E. (Formación Integral en Enoturismo)
  • Participación de la AEE y los coexpositores en directo, en el programa de radio Miradas Viajeras (Capital Radio) .

El viernes 20 de enero, con la colaboración de MAPFRE, la Asociación Española de Enoturismo (AEE) -galardonada con el ‘Premio Excelencia Turística Gourmet’por la iniciativa ‘AEE: el futuro del enoturismo en España’-, de nuevo puso el foco informativo sobre la necesaria profesionalización del sector (recordemos la convocatoria a la ‘Jornada de Formación’ a los profesionales de los establecimientos enoturísticos de toda España, celebrada en el ejercicio anterior), saturando de asistentes la sala N110, en un día repleto de actos celebrados al mismo tiempo en el recinto ferial de Ifema.

En esta ocasión, organizó la mesa redonda ‘El Futuro del Enoturismo’, formada por un panel integrado por representantes de las siguientes instituciones, organismos y empresas: OMT/UNWTO, Ulysses Foundation, Marca España, Cámara de Comercio de España, Real Academia de Gastronomía, Paradores, Freixenet, George Washington University y Observatorio Español del Mercado del Vino.

El acto comenzó con la presentación de los participantes de la mesa por parte del presidente-fundador de la AEE y moderador de la misma, José Antonio Vidal, quien dio paso a las palabras, dirigidas de forma telemática, del Director Ejecutivo RRMM de la OMT, Carlos Vogeler, entre las que destacó -en lo que al enoturismo se refiere- que “para la OMT, el enoturismo de nuestro país es una prioridad, ya que es un mercado con mucho camino por recorrer y con gran potencial por explotar”. En este sentido, puntualizó, “la alianza con la Asociación Española de Enoturismo es una oportunidad para estrechar lazos en aras del beneficio del sector, a través del área de Gestión del Conocimiento (investigación, formación e innovación)”.

José Antonio Vidal incidió -aportando datos y mostrando su alineamiento con la OMT-, en el hecho de que “efectiva y lamentablemente (deberíamos estar desde hace años ya posicionados dignamente en los mercados) este segmento tiene todavía mucho recorrido, pues, de los 227 millones de movimientos turísticos que tuvieron lugar en España en 2015 (últimos datos anuales disponibles hasta la fecha), solo el 0,9% fueron a destinos enoturísticos (en países líderes la cifra ronda el 24%), señalando que son necesarios ajustes y nuevas políticas disruptivas, así como más investigación e inversión en Gestión del Conocimiento. Tenemos que creernos y ejercer como tales, que somos líderes en turismo receptivo, en gastronomía, en producción vinícola y en patrimonio histórico-artístico y de naturaleza: ingredientes básicos y fundamentales de la experiencia enoturística integral”.

El Prof. Eduardo Fayos-Solà (ex Director General de Turismo del Gobierno de España, Presidente de Ulysses Foundation y Senior Adviser de George Washington University), señaló que “uno de los problemas es, todavía, la percepción de España en el exterior”. Con un excelente nivel de calidad tanto en destinos turísticos como en gastronomía, incluyendo vinos, España está todavía a la zaga de países como Francia o Italia en la percepción por el cliente de su turismo enológico. Hay ejemplos, como el de Maison de la France en su época, que demuestran lo adecuado de promociones conjuntas de turismo y gastronomía/enología. ¿Y cuál sería la hoja de ruta a seguir?  “Debemos recalcar, como ya ha hecho José Antonio Vidal, el papel clave de la gestión del conocimiento para el enoturismo”. Debemos crear los instrumentos necesarios para la investigación, la formación y la innovación en enoturismo. “El vino es cultura, y como tal un elemento importante de los crecientes mercados de turismo cultural”. Para lograr buenos clientes, tanto por el lado de los destinos turísticos como de las empresas enológicas, “hay que fidelizarlos con experiencias memorables, y el enoturismo de calidad es un potente instrumento para ello”.
Empecemos ya: “2017 ha sido declarado por la Organización de las Naciones Unidas como Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo, y el enoturismo puede ser un vector eficiente del desarrollo sostenible. Tenemos pues una gran oportunidad de salto adelante para el enoturismo este mismo año. Trabajemos en ello”, concluyó el Prof. Fayos-Solà.

También en este sentido, el director de Asuntos Institucionales de Marca España, Darío Otero, indicó que el país “no ha conseguido explicar bien al mundo los cambios que ha realizado en los últimos 30 ó 40 años”.
Por ello, desde su institución, las directrices incluyen tener un “planteamiento rupturista, con una labor de profundidad y estrategias atrevidas”, así como “crear una imagen de marca en el exterior” para el vino español, una tarea en la que colaborará con la AEE, tal y como indicó José Antonio Vidal en sus intervenciones: “La asociación pretende crear un necesario marco de unidad dentro del sector privado del enoturismo: la importancia de verse como equipo y trabajar unidos como Enoturismo de España, baluarte de la Marca España”, aseguró el presidente.

Desde la Real Academia de Gastronomía, su presidente, Rafael Ansón, quiso valorar el entorno de cultura que rodea los parajes vinícolas: “la arquitectura de las bodegas, los campos que la envuelven y la gastronomía típica de la zona son aspectos que van de la mano en un tipo de turismo que, por lo general, se encuentra en zonas rurales. Sin duda alguna, el futuro del enoturismo es prometedor y además de convertirse en una nueva alternativa viajera, también va a hacer mucho bien a un sector económico de gran peso en España como es el del vino. Esta bebida es un alimento recomendado por la Organización Mundial de la Salud, no engorda y hace más digestivas las comidas”, según Ansón.

El director general del Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv), Rafael del Rey,  señaló que “el enoturismo puede aportar un reconocimiento a la marca del vino, así como nuevas ventas tras las visitas, siendo para ello necesario invertir en logística y distribución internacional. ¿En qué están invirtiendo las grandes distribuidoras?”, preguntó a la audiencia. Entre los beneficios que el vino puede aportar al turismo, del Rey apuntó que “puede ayudar a desestacionalizar la actividad, tendente a concentrarse, sobre todo, en el verano, así como a incentivar el turismo de calidad y atraer viajeros al interior de España. Hay todo un entorno interesante alrededor del vino, hoteles, gastronomía, cultura, patrimonio ambiental”, y definió la relación del vino, la gastronomía y el turismo como “el matrimonio de conveniencia perfecto”.

Para Isabel Felipe, directora del área de restauración de Paradores, “el trabajo de Paradores se centra en facilitar las decisiones del turista. El turismo vinícola concede la posibilidad de crear experiencias diseñadas por y para el disfrute de grandes vinos, ayudando de forma notable al turismo cultural y natural de la zona, que, siendo rural, dejaría altos beneficios en el área local (tanto en pequeños pueblos como en alrededores). Este tipo de turismo es vital para la creación de empleo por su efecto desestacionalizador”.

El responsable de coordinación de Grupo Freixenet, Diego Jiménez Hevia, destacó la importancia de que “el responsable de diseñar las visitas sea un profesional, conozca el producto, el entorno, la restauración y el alojamiento que hay en la zona, con el objetivo de ofrecer un paquete integrado. Es necesario que el turista haga suya la marca, que se adentre en la cultura de la zona, que cuando vuelva a su lugar de origen quiera seguir consumiendo, aunque sea solo por recordar nuestros productos”. Asimismo, afirmó que “la empresa vinícola debe saber segmentar y diferenciar los tipos de visitantes que existen, entre aquellos que quieren únicamente visitar la bodega y saber cómo se hace el vino, o aquellos que están interesados en todo, hasta el mínimo detalle y quieren conocer toda la historia”.

Por su parte, el director de Competitividad de Cámara de Comercio de España, José Luis Coll, indicó que “para Cámara España el interés en el enoturismo es doble, por comprender dos áreas en la que se trabaja: por un lado, el sector turístico, y por otro, el sector agroalimentario. Para ambos sectores, la institución dispone de fondos de la Unión Europea y de otras fundaciones con los que las empresas pueden acceder a ayudas directas, en aras a la mejora de su competitividad, formación y, en definitiva, su profesionalización. Esto convierte a Cámara España en un aliado estratégico para los fines de la Asociación Española de Enoturismo”.